Ayudanos a Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Radio Portales de Santiago

Radio Portales de Santiago o bien Transmisoras Diego Portales es una estación radial situada en el mil ciento ochenta kHz del dial AM en S. de Chile. De forma conjunta con Portales de Valparaíso empezó sus transmisiones, el cuatro de junio de mil novecientos sesenta. Fue creada por los empresarios palestinos Raúl Tarud y Abraham Hasbún, quienes empezaron fundando Portales de Talca en 1956.

Hoy día, prosigue siendo una de las radios más simbólicas de Chile, con gran cobertura a nivel nacional por medio de transmisoras asociadas. Su programación consta de información, música y deportes.

Después de lograda la concesión radial de Radio Portales de Talca y dado sus buenos resultados de audiencia, don Abraham Hasbún Ananías y don Raúl Tarud Siwady procuran extender los buenos resultados en la ciudad de Santiago. Puesto que Hasbún tiene otros negocios en Talca, es Tarud, quien viaja a Santiago para conseguir una concesión. Tras muchos intentos y trámites sin resultados, logró por último en el año mil novecientos cincuenta y nueve y con apoyo de nuevo de su suegro, Jorge Aravena Carrasco (Ministro de Salud en el periodo del presidente Carlos Ibáñez del Campo), una asignación en el CB-cincuenta y nueve, con diez kW. de potencia, entre las radios Agricultura y La Reina.

Efectuado su sueño de ser dueño de una radioemisora en la capital de Chile, Tarud se une con su hermano Arturo para formar la sociedad Transmisoras Diego Portales, a la que se sumaba Abraham Hasbún, la poderosa familia Hirmas (dueña de la compañía Algodones Hirmas) y otros amigos y familiares, entre aquéllos que figuran aun el ingeniero Pedro del Campo Benavente, responsable de la construcción del equipo transmisor de cincuenta kW. El apoyo de la familia Hirmas se materializó en un aporte económico y el traspaso de radio Cristóbal Colón de Valparaíso, situado entonces en el CB-ciento dieciocho, lo que dejó intercambiar frecuencias, el 1 de abril de mil novecientos sesenta y uno, dado los reclamos de las transmisoras conlindantes a CB-cincuenta y nueve.

Radio Portales de la ciudad de Santiago empezó sus transmisiones el jueves dos de junio de mil novecientos sesenta y fue estrenada un par de días después con un discurso del locutor Jorge Agliati.​ Sus transmisiones experimentales empezaron el veintiseis de abril del mismo año. La idea original era empezar a trasmitir oficialmente al día después, mas un temporal de viento y lluvia anegó la planta transmisora. Esta y sus antenas se situaron en la comuna de Conchalí y sus estudios iniciales se emplazaron en el décimo piso de calle Agustinas mil veintidos, en pleno centro de la ciudad de Santiago.

La meta de sus ejecutivos era crear una radioemisora objetiva, que sirviese a sus auditores, políticamente autónoma, sin estridencias ni sensacionalismos, de la misma manera que su precursora de Talca.

Entonces, fue contratado el cronista Raúl González Alfaro -conocido como el «Maraco González»-, que renovó el estilo periodístico radial al incluir en la mitad de los textos informativos las voces grabadas de los protagonistas de las noticias («cuñas»), para lo que se importaron grabadoras de carrete manual. Este hecho asimismo marcó un jalón en la radiodifusión chilena. Por otra parte, sus programas informativos marcaron diferencia de los otros por su agilidad y por buscar dar la información más sucinta, sin grandes preámbulos.

En esta década, Radio Portales se transformó velozmente en una de las transmisoras más escuchadas del país, con una variada programación que incluía radioteatros, como Lo que cuenta el Viento y El Espejo, y, entre otros muchos, la popular Bandita de Firulete, con Jorge Romero, como grandes concursos radiales como La Gallina de los Huevos de Oro, del locutor y publicista Rodolfo Varela Herrera.

En su auditorium con capacidad para ciento ochenta personas, desfilaron además de esto los grandes artistas que daban vida al fenómeno musical de la Nueva Ola. El exdirector artístico de la radio, Camilo Fernández, es reconocido hasta el día de hoy como el impulsor de ese movimiento musical que ha trascendido por décadas. Su directivo musical, Roberto Ingléz, asimismo marcó pauta en ese sentido. El Calducho’, El Espectáculo de la Nueva Ola y El Espectáculo Continuado de Portales, fueron programas artísticos que tuvieron este esquema de programa en auditorio.

Hay un registro histórico de ‘El espectáculo de la Nueva Ola, en formato CD, bajo el sello CNR Chile.. Asimismo hay un registro en YouTube del conjunto Los Extraños en El espectáculo continuado de Portales. ​

Radio Portales procuró sostenerse objetiva y sin inclinaciones políticas, si bien el país vivía una polarización poco a poco más violenta. Raúl Tarud, como directivo, padeció fuertes presiones políticas y económicas en el manejo de la transmisora .

Uno de los instantes más complejos fue indudablemente la elección presidencial de mil novecientos setenta y nueve que ganó el socialista Salvador Allende. Una vez conseguidos los cómputos, el campo opositor al aspirante elegido produjo presiones hasta el último minuto para trastocar los resultados. En la transmisora, ciertos miembros del programa político La enorme encuesta, aun se resistieron a entrevistar a Allende. Ese evento fue solo el comienzo de un periodo lleno de presiones partidistas de izquierda y derecha.

La pluralidad de la radio se perdió cuando la familia Hirmas vendió sus acciones al presidente Allende, a bajísimo valor. Desde entonces, se fuerza a la radio a tomar una línea de apoyo al gobierno de la Unidad Popular y por último acaba siendo una de las catorce transmisoras que integraban la red «La Voz de la Patria».

Portales padece las consecuencias del golpe de Estado de mil novecientos setenta y tres encabezado por el general Augusto Pinochet contra el Presidente Salvador Allende: su antena transmisora fue bombardeada por aviones de la FACH que habían salido desde Concepción, sus estudios allanados y detenidos quienes se hallaban en él, los que fueron llevados a las dependencias del Banco del Estado, como sitio de detención.

Raúl Tarud había dejado el país días tras el paro de octubre de mil novecientos setenta y dos, llamado Paro de los Camioneros, debido a lo insostenible que se hacía la situación en la radioemisora. Vendió todas y cada una su posesiones, mas retuvo cerca del trece por ciento de las acciones de Radio Portales. Pasado un año del golpe, Tarud retornó a Chile tras descubrir con altos militares que no existía ninguna acusación en contra suya y reanudó a la dirección de la transmisora, en la que continuaría hasta octubre de mil novecientos ochenta y cuatro.

Normalizada la actividad en el país, sostuvo una postura sutilmente crítica a la dictadura militar, si bien en más de una ocasión fue censurada. Pese a las contrariedades, la radio siguió siendo primera sintonía en el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Informe de un problema con la estación:

Por favor, rellene todos los campos.
Estación de radio

Su mensaje ha sido enviado. Gracias 😊